MENU
Recuerdos

Eternos

Te unes a nosotros en redes?

Normalmente suelo escribir con fines didácticos (si es que se pueden llamar así a mis pequeños tips sobre fotografía). Sin embargo, hoy voy a comentar cómo surgió la idea del vinilo que pusimos en el estudio recientemente, y que podéis ver al principio de esta entrada.

Siempre solemos tenerlo todo muy medido, meditado, pensado, y muchas veces la idea inicial difiere mucho de la final. Este vinilo, pensado para dar cierta intimidad a las sesiones de trabajo que llevo a cabo en este espacio, iba a ser en un inicio una cortina dentro del propio estudio. Así se lo comenté a los obreros cuando lo monté, y así lo tenía pensado.

Aunque una cortina está muy “guay”, el toque impersonal que aporta era bastante evidente. Pensaba suplir esa frialdad con un escaparate que dejara ver parte de mis trabajos, algo dinámico, que pudiera cambiar para no cansarme de verlo cada día al abrir la persiana.

Tras varias vueltas y cambios, finalmente opté por escoger un vinilo microperforado, que dejaba ver el exterior y dificultaba la visibilidad interior, dejando pasar algo de luz. Pensé poner un vinilo con todos los tipos de trabajo que hago, y algunas fotos donde se pudiera ver ese tipo de sesiones y demás. Pero claro, hoy día con internet en todas partes, desde el trabajo hasta en el baño, qué mejor lugar para dar visibilidad a mis trabajos que internet? Fue entonces cuando mi mujer me dio la idea: Por qué no pones un vinilo pero con retratos divertidos? Así nunca te aburrirás de verlos cuando llegues al estudio!

Dicho y hecho. Tras unas cuantas llamadas, peticiones, improvisación, feedback y algún que otro contratiempo, pude plasmar justo lo que quería: gente pasándolo bien delante de la cámara (y por supuesto detrás también).

Y es que al final da igual si estoy fotografiando una boda, un cumpleaños o a un niño porque sus padres lo llevan a hacerse una sesión. Lo importante en realidad cuando estás detrás de la cámara es conseguir que quienes están en el foco se diviertan, para conseguir lo mejor de ellos mismos plasmado en una imagen. Conseguir ver en cada toma realizada un poquito de esa persona, en cuerpo y alma.

Me ha gustado tanto la realización que no descarto cambiar cada cierto tiempo el vinilo, con nuevas personas a las que hacer reir. Conseguir eso ya hace que un día merezca la pena, y verlo diariamente al abrir la persiana me da la fuerza que cada día me anima a seguir en esto de captar emociones y sueños con la cámara. Si os presentáis voluntarios id avisándome y os añado a la futura lista!

Un saludo!

Comments
Add Your Comment

CERRAR
Contactar desde la app